Home » Articles » Nuestro Primer Paso

Nuestro Primer Paso

El Comité Iniciativa Obrera Socialista – El Andamio, surge a partir de la fusión de ex-militantes del PRS (Partido de la Revolución Socialista, sección argentina del Centro Internacional del Trotskismo Ortodoxo – CITO) y del MAS (Movimiento al Socialismo), en marzo de 1998.

El núcleo asume como documento fundacional el texto La situación mundial: balance y perspectivas. A continuación reproducimos la presentación realizada en el primer número del boletín El Andamio.


Declaración del Comité Iniciativa Obrera Socialista

Nuestro Primer Paso

1.- Partimos de la situación de la lucha de clases y más específicamente de la situación del movimiento obrero mundial. Los gigantescos cambios ocurridos en la ex URSS y Europa del este entre 1989 – 1991, abrieron una situación nueva para la clase obrera y sus organizaciones políticas, en particular para el conjunto de las corrientes, partidos y militantes que nos reivindicamos de la Cuarta Internacional.

Los regímenes stalinistas se derrumbaron, pero su lugar no fue ocupado por revoluciones obreras triunfantes, sino por el triunfo de la restauración capitalista, imponiéndose gobiernos, regímenes y estados capitalistas, abocados a la transformación burguesa de la estructura económico – social de los ex estados obreros burocratizados.

Así como en las décadas del 30 y 40, una de las principales polémicas giraba en torno al carácter de clase de la URSS y sus consecuencias político – programáticas, en la actualidad la caída de los regímenes stalinistas plantea nuevamente este problema. No es una discusión más, tampoco se trata de precisar mejor una determinada caracterización, porque tiene incidencia directa sobre el programa que levantamos hacia los ex – estados obreros burocratizados y en particular sobre el carácter que asume la revolución en esta región.

En la década del treinta, Trotsky, junto con definir a la burocracia stalinista como contrarrevolucionaria y llamar a su derrocamiento revolucionario, planteó que el carácter de la revolución no sería esencialmente social, sino política, en la medida que, a pesar de la burocracia, las bases económicas conquistadas con la Revolución de Octubre – la economía centralizada y planificada, junto al monopolio del comercio exterior – continuaban en pie. ¿Continúa siendo válido el programa de la Revolución Política para los estados de la ex URSS y Europa del este? Creemos que no, porque las condiciones objetivas en las que se basaba cambiaron cualitativamente. Desde este punto de vista consideramos que una de las tareas que tenemos planteada es la actualización programática, que nos permita responder a la presente situación. Desde estas páginas buscaremos reflejar esta discusión y los avances que vayamos logrando.

2.- El sistema capitalista no se enfrenta hoy con ningún desafío global desde el campo de los trabajadores y explotados, la mayoría de las luchas, huelgas y levantamientos obreros, populares y campesinos, no logran por ahora revertir la relación de fuerzas favorable al imperialismo, ni en Argentina ni en ningún lugar del mundo. Los trabajadores vienen resistiendo como pueden la ofensiva contra sus conquistas y nivel de vida, llevada adelante por los gobiernos, partidos e instituciones burguesas, tal como hace el gobierno proimperialista de Menem, con el apoyo de los partidos “opositores”, como los radicales, las corrientes del Justicialismo, el Frepaso o el Modin, que avalan las principales medidas y leyes antiobreras. A su vez, los dirigentes burocráticos de la CGT, CTA y MTA, están más preocupados de mantener el control político de las organizaciones, que es la base de sus ingresos y poder, que de unificar las luchas y levantar un programa común, que unifique las centrales obreras, para enfrentar la actual ofensiva.

3.- El camino de las movilizaciones, huelgas, cortes de ruta y todas las medidas de enfrentamiento a la política del gobierno y su plan, no son suficientes ni garantía de éxito. Los trabajadores necesitamos construir una herramienta política, porque la desocupación, las leyes de flexibilización laboral, la destrucción de las obras sociales y los convenios, la falta de perspectivas para los jóvenes, la caída de nuestro nivel de vida, son el resultado de que los capitalistas intentan resolver la crisis de su sistema, a costa de la superexplotación a la que somos sometidos. La organización sindical no basta para enfrentar estos problemas, es necesario que los trabajadores construyamos una alternativa política propia, que levante un programa acorde a nuestros intereses y unifique a los mejores luchadores obreros. ¡Los trabajadores necesitamos un partido, obrero, revolucionario e internacionalista!

4.- La tarea es difícil, todos los días se bombardea la cabeza de millones de trabajadores con las ideas del individualismo, escepticismo y proclamando que no hay alternativa posible al capitalismo. También, gracias a la obra del stalinismo, los trabajadores asocian el socialismo con una dictadura burocrática y represiva hacia las masas. Estos hechos hacen difícil las tareas de propaganda y agitación y muchos compañeros se preguntan: ¿De que punto partimos para iniciar una actividad revolucionaria? Opinamos que existen dos elementos objetivos a partir de los cuales se puede apoyar esta actividad. Por un lado la situación del sistema capitalista, que a pesar de la recuperación de la economía norteamericana, no es capaz de mantener los niveles de vida y empleo de millones de trabajadores. En segundo término, las movilizaciones en Europa occidental, proceso que es desigual, pues no todos los países tienen una dinámica como la de los franceses, pero conforman un único proceso de enfrentamiento a Maastricht. Además, el fin de la euforia pro capitalista de los obreros orientales y el reanimamiento de las luchas en sectores del movimiento obrero ruso, apuntan a una nueva perspectiva. El desarrollo de la crisis económica, la insatisfacción con los planes económicos, los gobiernos autoritarios, ejemplos de lucha de los trabajadores en Europa occidental, está generando una tendencia a la sincronización de la crisis económica capitalista en el oeste y en el este de Europa. A su vez, la restauración capitalista no a permitido al capitalismo un nuevo período de crecimiento de las fuerzas productivas, un nuevo “boom económico” como el de 1950/1973.

La importancia que le damos a la posibilidad de una explosión revolucionaria en Rusia, es que esta podría afectar a toda Europa, así como las luchas en el continente europeo podrían ayudar a levantar a los trabajadores rusos. Estos elementos pueden ser el eje por el cual comiencen los trabajadores a revertir la relación de fuerzas desfavorable.

La propaganda, el debate y elaboración teórica cobran un peso esencial en esta situación. Difundir cada una de estas luchas y sacar conclusiones de ellas es parte de esta tarea paciente, tenaz y permanente que debemos llevar adelante.

5.- Desde estas páginas, hacemos nuestra la defensa de la tradición y enseñanzas de la Revolución de Octubre, de la lucha de los bolcheviques contra la burguesía, el imperialismo y sus socios socialdemócratas. Sostenemos las resoluciones y tesis de los cuatro primeros congresos de la Internacional Comunista, no desde un punto de vista dogmático, sino de las enseñanzas y metodología en relación con el imperialismo, el estado capitalista, los problemas de la toma del poder, el rol de la clase obrera como dirección del conjunto de los explotados y la dictadura del proletariado. Defendemos también la tradición y las enseñanzas de la Oposición de Izquierda contra el stalinismo y reafirmamos la necesidad de reconstruir la IV internacional. Frente a la teoría y política de la revolución por etapas y el socialismo en un sólo país, nos reivindicamos de la teoría – programa de la revolución permanente y el método del Programa de Transición. Contra la claudicación de todos los partidos obreros reformistas ante la democracia burguesa, somos orgullosos defensores de la dictadura del proletariado, única herramienta con la que la clase obrera puede llevar adelante la transición al socialismo. Frente al crecimiento de las corrientes nacionalistas del momento, defendemos el internacionalismo, la unidad de la clase obrera mundial, cada vez más necesaria para enfrentar la ofensiva imperialista. Estamos del lado de todos los pueblos agredidos por el imperialismo. ¡Todo nuestro apoyo al pueblo iraquí contra la ofensiva del imperialismo yankee, inglés y alemán!.

Reivindicamos los métodos de lucha de nuestra clase, el Cordobazo, el clasismo de los años setenta y de las coordinadoras de lucha obrera, las expresiones más altas de autoorganización obrera alcanzadas en Argentina. Contra la burocracia sindical y sus métodos gangsteriles, defendemos la democracia obrera y las organizaciones que a construido, también las valiosas experiencias del SITRAC-SITRAM, la de los obreros chilenos con la formación de los cordones industriales, y todas las experiencias de lucha y organización de la clase obrera mundial.

6.- El Comité Iniciativa Obrera Socialista, se organiza en esta etapa de desarrollo alrededor de El Andamio, publicación acorde a nuestras fuerzas y posibilidades, para avanzar en la acumulación de cuadros, que constituyan el esqueleto de la organización marxista revolucionaria que pretendemos construir. Todavía no somos un grupo o partido, ni tenemos respuesta para todos los problemas que afectan al movimiento obrero y sus organizaciones. El primer objetivo es mantener la publicación y extender su difusión. Queremos invitar a todos los compañeros, que compartan la necesidad del rearme teórico, político y organizativo que nos plantea la hora actual, a sumar esfuerzos mediante la crítica fraternal y la discusión abierta, para avanzar hacia una actividad revolucionaria común.

Te invitamos a ser parte del equipo de redacción y edición, o a colaborar en lo que puedas y sumarte a la tarea de construir una organización obrera, revolucionaria e internacionalista.

 

Buenos Aires, 17 de febrero de 1998.

Comité Iniciativa Obrera Socialista

Casilla de Correo 40 – C.P. 1852 – Buenos Aires / Argentina

cios@bigfoot.com

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *