Home » Articles » Debate sobre el 11 de Abril de 2002

Debate sobre el 11 de Abril de 2002

Debate sobre el 11 de Abril de 2002

Objetivos

El debate sobre el 11 de abril es hoy imprescindible para avanzar en la comprensión de uno de los momentos de mayor confusión de la historia actual. Bien puede decirse que al cumplirse una década de este acontecer son muchas las preguntas que, lejos de responderse, se postergan o se les da más espacio para la confusión. El objetivo se encamina al ocultamiento de lo actuado en esa oportunidad. Una realidad que acusa de manera precisa a muchos actores que hoy se presentan como simples militantes de la democracia. El 11A-02 es una clara manifestación de dos fuerzas en pugna por un mismo objetivo. Quienes se habían amoldado a la idea de su desplazamiento de las esferas del poder, se sienten obligados a reimponer algunas formas de lucha con miras a garantizar su propia subsistencia y preservar sus intereses. De otro lado están ‘las fuerzas emergentes’ que forman parte de la acción golpista que se alimenta del vacío que se hace presente en nuestro cuadro histórico de manera plena a partir del 27F.89. Ese contingente cívico-militar que milita en el golpismo, desplaza las viejas fuerzas políticas ya agotadas pero sin hacer valer una verdadera diferenciación en el campo político e ideológico.

Una sucesión de las mismas fuerzas

Lo que se propone más bien es un cambio de contingentes, de fuerzas de la politiquería. Nunca una nueva política en lo teórico y lo práctico. Es la continuación del esquema invasor que contempla la sucesión de las mismas fuerzas detentando el poder a partir de la exhibición de banderas supuestamente contrarias. Y así buena parte de los derrotados de la lucha armada, se pliegan a un sector de las fuerzas armadas que también vienen de la derrota, para conformar una legión de actores de una supuesta nueva historia que hoy como ayer se le asigna el mote de socialista y revolucionaria.

Mantener con vida el engaño socialista

Esta es la situación que está en el fondo del acontecer 11A-02. Las mismas fuerzas del pasado con nuevos y aparentes ropajes luchando por el poder. Y por ello, a la hora de la aprobación de las 49 leyes habilitantes, en octubre del 2001, comienza la refriega por la defensa de los correspondientes intereses. Y conste que no se ajusta a la verdad el que estuviésemos ante un gobierno revolucionario y antiimperialista sino un régimen que se acomoda a diferentes circunstancias nacionales internacionales Un régimen que no atenta contra los intereses petroleros norteamericanos y que tampoco estaba decidido a enfrentar los grandes poderes económicos internos. Buscaba simplemente reajustes. Sin embargo, el contexto internacional le asigna a la ‘nacionalista revolución bolivariana’ un papel diferente al exhibido. Los intereses socialistas mundiales piensan en una representación de su pasado que le permitiera mantener con vida el engaño socialista.

La imposición de la entidad venecubana

Y en esta dirección se inscriben los intereses cubanos, que van a avanzar por la instalación del modelo Venecuba para que los dos países pasen a ser una y única realidad con un solo gobierno y un solo destino. Esto esta claramente expresado en ese acontecer que tiene un punto culminante el 11 a-02. Y que es punto de partida para una llamada historia revolucionaria que cada día deja más atrás la vieja realidad venezolana para convertirla en una entidad aparte, venecubana.

Un solo polo con dos expresiones en busca de un mismo objetivo

Por ello el 11A-02 es un momento muy enrevesado, complejo y difícil de precisar. Las fuerzas de lado y lado corresponden a un mismo proyecto, ya que no hay lo que podríamos llamar decisión de separar o conformar polos verdaderamente antagónicos. Un mismo polo con dos expresiones en busca del mismo objetivo: mantener la capacidad de dominar y obtener los correspondientes beneficios, lejos está todo tipo de ruptura.

El montaje del 11 de Abril

En un inicio las fuerzas llamadas tradicionales no advierten el peligro que se cernía sobre ellas. Subestiman a los emergentes y luego el propio 11 de abril se convierten en fuerzas utilizadas para la realización de un montaje que es concebido como el camino cierto e indispensable para que el régimen pudiera detener las fuerzas de un colectivo que se había puesto por encima de todo tipo de dirección. La gente en general entendía que este expaís vivía una profunda emergencia y que era necesario plantearse un cambio de gobierno. Pero la paradoja residía en que se veían obligados a darle apoyo a quienes habían sido desplazados del mando-poder por haber producido el fracaso de los cuarenta años de la llamada democracia representativa.

Una historia agotada que se quiere reinventar

Los sustitutos de los agotados ya estaban agotados. Existía, en consecuencia, una especie de ‘historia agotada’, que se quiere reinventar. Una historia sin relevo en el terreno de la dirigencia, que mantiene vigente el esquema caudillista tradicional. Y por ello ahora todo se limita a la presentación de un nuevo caudillo que dice asumir el nuevo esquema de la salvación nacional a partir de una nueva propuesta bolivariana socialista y revolucionaria, que no es más que un remedo de la vieja y agotada historia.

El supuesto misterio del 11 de abril paga buenos dividendos

En este cuadro se producen las situaciones más aparentemente encontradas, necesarias para ocultar la verdad de las intenciones de lado y lado. Por ello la Comisión de la Verdad no pasó de ser una inmensa falsedad que nadie volvió a plantear a lo largo de la década. El supuesto misterio del 11A paga buenos dividendos. Nadie tiene hoy certidumbre de la renuncia del golpista presidente, de quien supuestamente lo derrocó, quien lo reimpuso o quien nombró y defenestró a Carmona Estanga, Un cuadro que reclama verdades que por ninguna parte se ve alguien dispuesto a proporcionar.

Un documental para promover el debate necesario

Como es ya un lugar común, la historia la financian y la depuran las fuerzas que controlan el poder. En ese sentido, el llamado gobierno socialista y revolucionario se ha dedicado a redefinir los parámetros de una historia, a partir de sus propios intereses. De ese modo, tal como ocurre en las épocas anteriores, la historia tiene el rasgo que le imprimen los vencedores del momento. Larga es la producción que sustenta, avala y justifica la acción ‘revolucionaria’ como expresión de una historia distinta. En este caso, y como inicio del debate abierto que nos proponemos, presentamos el documental titulado: La revolución no será transmitida de los cineastas irlandeses Kim Bartley Donnacha O’Briainn, quienes estuvieron en Venezuela en abril del 2002, cuando ocurre lo que ellos califican de un golpe de estado. Sirvan esas imágenes para estimular, promover y realizar un debate que nos acerque a una visión que rompa con los dos polos de una misma perversidad, y se acerque a una óptica disidente, con carácter y contenido de trascendencia y porvenir.

Este cuadro histórico reclama otras perspectivas

Estamos entonces ante un cuadro social y político que reclama otras perspectivas que signifique la imposición de otra concepción de la historia y otras fuerzas distintas en conciencia y organización para forjar una realidad diferente. A esto es lo que hemos llamado la disidencia necesaria para una historia diferente.

Planteamiento:

El pasado miércoles se inicio la celebración del 11 de abril, fecha en la cual se produce un punto de inflexión en la estabilidad política del presente régimen. Este punto de inflexión se produce por una cadena de eventos, que se dan simultáneamente: el 13 de febrero del 2002 se nombra una nueva Junta Directiva en PDVSA, sus integrantes, Gastón Parra, Jorge Kamkoff, Alfredo Riera, Luis Davila, Carlos Mendoza Potella, Argenis Rodriguez, Jesus Villanueva Clara Corro, Rafael Ramírez y Arnoldo Rodriguez Ochoa. Paralelamente a este nombramiento se negociaba un contrato con la refinería de PDVSA en Saint Croix, para procesar crudo pesado. Este nombramiento genero fricciones con los grupos internos que lanzan un documento denominado: Salvaguardemos a PDVSA. A la protesta de los trabajadores de PDVSA se suma la CTV, con Carlos Ortega Presidente de la organización. Otro contacto previo se da con FEDECAMARAS que suma su apoyo a las demandas de los petroleros, pero además FEDECAMARAS había promovido un paro, de forma escalonada rechazando las medidas implementadas por el gobierno.

En las calles la agitación y manifestaciones eran continuas, autopistas y avenidas se veían a cada momento bloqueado por la presencia de manifestantes, que semanalmente lanzaban sus demandas acompañados de marchas. La inestabilidad era evidente. Para el 11 de abril, se encontraba una concentración en la zona de Chuao, antigua sede de PDVSA, que en primera instancia fue reprimida por la presencia de tanquetas y gases, entre el final de la mañana e inicio de la tarde. La situación se recrudece, cuando al tiempo de nombrar la nueva junta de PDVSA, se decide despedir a ciertos trabajadores que formaban parta de la industria, despidos que se hacen a través de los medios de comunicación.

Los grupos de presión, estaban alineados en la acción que venia desarrollándose, Iglesia, Fedecamaras, CTV, Partidos políticos, medios de comunicación y la sociedad civil. De la concentración de Chuao emergió la consigna de pedir la renuncia del Presidente lo que motorizo la marcha hacia Miraflores. Las sorpresas, crearon más violencia, cuando varios manifestantes cayeron producto de las balas de francotiradores, apostados en las inmediaciones de la zona conocida como Puente Llaguno. Seguidamente se pide la implementación del Plan Ávila y luego vendrá el silencio del estamento militar, es decir, el plan Ávila no se implementaría. Con el transcurrir de las horas, la confusión crece, un grupo de personas se dirige hacia fuerte tiuna por la bajada de los Teques, la tarima de Miraflores es abandonada, reina la confusión en el palacio, los militares hacen un primer pronunciamiento y Lucas (Jefe del EMC) en cadena televisiva señala que el Presidente ha manifestado su deseo de renunciar. Luego vendría, su abandono voluntario del palacio acompañado por el general Rosendo, hasta el MD, donde permanecían otro grupo de militares al mando del General Vásquez Velasco. Luego el ex presidente seria trasladado hacia la Orchila. Posterior a ello vendría el episodio de la ascensión al poder del Sr. Carmona y su autoproclamación, seguida del manifiesto de la Brigada Paracaidista, que consideró tras casi 48 horas, que se había violado la constitución. Seguidamente, los nuevos protagonistas deciden abandonar los símbolos del poder (el palacio) y, se activa los planes de reinstauración del orden constitucional conocidos como: Operación Dignidad, al frente de los cuales se encontraban los siguientes Generales: Garcia Montoña (secretario de SECONSEDE), Raul Isaias Baduel, Torres Finos, Ali Uzcategui Duque, además de otros oficiales del componente ejercito, aviación y GN.

El 14 de abril, la historia continuaba, no sin antes dejar al descubierto las siguientes interrogantes:

  • Según las declaraciones aparecidas en el Nuevo Pais de fecha 1 de abril del 2012, en su mancheta Corto y Profundo, Rafael Poleo Presidente del diario señala: “…es verdad que a Lucas Rincon le dije, días antes del 11 de abril, que a Chavez estaban por tumbarlo, y que yo me perdería el espectáculo porque me iba a España, a ver toros en la feria de abril. “
  • Continúa señalando en su mancheta: “…ante su insistencia llamé a José Vicente para decirle que como siempre me hablaba de una reunión mía con Hugo, quizás este era el momento”.
  • ¿Estando en conocimiento de la situación el Sr. Ministro de la Defensa JVR y el Sr. General en Jefe Lucas Rincon, por que, no actuaron con celeridad al respecto?
  • Dado que el Plan Avila no se activa, el Presidente se entrega pacíficamente, renuncia, según las declaraciones de Lucas ¿Por qué no se consolido el objetivo de la toma del poder?
  • ¿Por qué Carmona, se reúne primero en un canal de TV, testigos Rafael Poleo y Victor Ferreres, y luego se marcha a descansar, apareciendo en Fuerte Tiuna?
  • ¿Sobre la pregunta anterior, hablo el MD, el general Rincón con el Comandante del Ejército, sobre los eventos?
  • ¿Aparecía, en el informe de inteligencia, el nombre del Sr. Carmona?
  • ¿Cual fue el rol de la inteligencia militar en todos estos eventos?
  • ¿Ejercia el Presidente su rol de Comandante en jefe, si no estaba al tanto de las informaciones de inteligencia?
  • ¿Por qué tardan tanto en reaccionar las unidades militares, ante los eventos posteriores a la salida de Chavez?
  • ¿Fue el 11 de abril la primera fase de un plan estrategico que se consolidaria con, la segunda fase PDVSA?
  • ¿Son estos factores fortuitos, como tradicionalmente se interpreta la historia de los eventos en Venezuela?
  • ¿Renuncia, derrocamiento, vacio de poder, que hubo realmente?
  • ¿Por qué Carlos Ortega se niega a firmar el documento?

©geopoliticnews.com

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *