Home » Articles » 14 años de neoliberalismo

14 años de neoliberalismo

Poder Obrero  

Miembro del Comité de Enlace de Militantes por una Internacional Comunista Revolucionaria (CEMICOR)

Organo de difusión mensual No. 48

Septiembre 1999 Bs.1.00

Luego del fracaso del gobierno del frente popular de la UDP (1982-85) que llevó al país a una hiperinflación nunca antes conocida, la burguesía tomó fácilmente el poder el 6 de agosto de 1985. Fieles al mandato del imperio del Norte, inmediatamente pusieron en marcha un plan económico – político cuyas principales metas eran:

  1. Desintegración del proletariado minero
  2. Dolarización de la economía
  3. Privatización de empresas estatales.

A través del D.S. 21060 y otros, el gobierno del MNR inició este proceso que sería complementado más tarde en su segundo gobierno (1994-97).

A la fecha, se puede decir que el plan neoliberal ha sido aplicado y el actual gobierno se limita a darle tímidamente unos retoques.

El neoliberalismo ha incrementado la pobreza, la desocupación, la deuda externa y la corrupción.

No es que antes de 1985, año del DS 21060, la burguesía no haya explotado y oprimido a los trabajadores. Por supuesto que lo hizo y sañudamente. Recordemos que en tiempos de la UDP, por ejemplo, se vivió una de las peores crisis económicas del país hasta llegar a la hiperinflación. En ese entonces, la burguesía, representada por el MNR-I administró el poder del estado con la ayuda del PCB y el MIR. Estos últimos, con fuerte presencia en el movimiento obrero desprestigiaron fatalmente a la izquierda permitiendo una gran potenciación de la derecha, que se encontraba debilitada por el papel que jugó junto a los gobiernos militares dictatoriales de la década del 70.

Durante el gobierno de la UDP, el proletariado había protagonizado un ascenso de masas histórico. Por lo tanto, la inmediata tarea de la burguesía era la debilitación del proletariado. La misma que el MNR cumplió aplicadamente:

  • “Relocalizando” dijeron, pero en realidad despidiendo a miles de trabajadores de las minas estatales de COMIBOL, que hasta esa vez era considerada como la vanguardia del proletariado en Bolivia y cuyo prestigio alcanzó niveles internacionales. Bajo la amenaza del despido masivo, lograron despedir a más de 25 mil mineros entregándoles un “bono extralegal” de 1000 dólares por año trabajado.
  • “Capitalizando” dijeron, pero en realidad traspasando las empresas estatales a empresas privadas, a precios de gallina muerta, arruinando así a la Corporación Minera de Bolivia – COMIBOL, a Yacimientos Fiscales Bolivianos -YPFB, al Lloyd Aéreo Boliviano – LAB (que pasó a capitales brasileros), a la Empresa Nacional de Ferrocarriles – ENFE, (que pasó a capitales chilenos), a la Empresa Nacional de Telecomunicaciones – ENTEL (que pasó a capitales italianos), etc.

Aunque la resistencia de los trabajadores ha hecho tortuoso los procesos de privatización, éstos poco a poco se fueron imponiendo. En la actualidad se sigue con ese proceso con las pocas empresas estatales que aún quedan y, ahora, también pretenden privatizar la educación y la salud.

Alza del Costo de Vida.

El avance del plan neoliberal ha ido de la mano con el aumento del precio de las mercancías, la cual se ha agudizado en estos últimos meses. Así, aumentó el precio del gas doméstico a Bs. 19 la garrafa (de 14,50 que costaba a principio del año), el precio del pan a 35 y 40 ctvs. (De 25 a 30 ctvs que costaba a principio del año).

El precio de los carburantes en general, librado al precio internacional, sube cada día mientras se mantienen congelados los salarios que día a día pierden su valor adquisitivo.

Frente al alza del costo de vida: ¡Aumento salarial con escala móvil!

El gobierno y los capitalistas deben aumentar los salarios automáticamente, cada vez que sube el precio del dólar, que es en realidad la moneda que gobierna la economía del país.

El Neoliberalismo no descansa

La estructura neoliberal hace mucho que ha sido implantada en el país. Sin embargo, esto no es óbice para que el gobierno pare su ataque a las mayorías empobrecidas:

  • El proyecto de ley de los empleados públicos: Entraría en vigencia el 1 de febrero del 2000 y tiene como propósito conculcar el derecho a la libre asociación sindical y el derecho a la huelga de los trabajadores de educación, de salud, de los municipios y de las empresas publicas, sectores que se han ido convirtiendo en los más movilizados en los últimos tiempos, causando conflictos a los gobiernos, en defensa de sus derechos.
  • La flexibilización laboral. Una vez conculcados los derechos de huelga y de sindicalización de los maestros, trabajadores en salud, municipales, etc., con la ley del empleado público, no le sería muy difícil a la clase dominante aplicar a fondo la flexibilización laboral contra el resto de los trabajadores.

Plantean que la Ley del Trabajo debe adecuarse al neoliberalismo y a la nueva situación de globalización de la economía, y eso implica para ellos pensar en empresas de gran competitividad. Así, para lograr dicho objetivo ellos deducen:

  • Que el trabajador debe trabajar más de 8 horas diarias por día.
  • Que debe existir la “igualdad” entre el hombre y la mujer, por lo que ya no se le haría una discriminación positiva a las trabajadoras. Es decir que ellas perderían el derecho a maternidad, lactancia, etc. Es más, actualmente ya existen fábricas donde las compañeras no deben embarazarse o son votadas del trabajo.
  • Que se debe modificar la forma y tipos de contrato, afectando a los tiempos de jornada laboral y a los descansos.
  • Que el trabajador esté legalmente autorizado para romper una huelga o no acatarla. Afectando así el derecho a la huelga que tienen los trabajadores.
  • Que sea legal contratar eventuales durante una huelga (para que funcione la fábrica).
  • Que se restrinjan las vacaciones de los trabajadores. Actualmente un trabajador goza de 15 días anuales de vacación, después del primer año, 20 días después de 5 años de trabajo y 30 después de 10. La flexibilización está planteando que después del primer año sea sólo de 10 días, de los cuales sólo 5 serían pagados. Aumentar cada tres años un día más hasta llegar a un tope máximo de 20 días de vacación.
  • Que se restrinja el derecho a domingos y feriados. Actualmente los feriados trabajados se pagan el doble y los domingos el triple. Se plantea que el patrón pueda obligar a su trabajador venir domingos o feriados y compensarlos con otros días de la semana.
  • Que la negociación colectiva tenga autonomía de partes. Es decir sin la intervención del Estado. Así lograrían más fácilmente que el trabajador pierda sus beneficios y esté sometido a todo tipo de ultrajes patronales.

Así pues, la flexibilización laboral va en sentido de destruir los PRINCIPIOS GENERALES DEL DERECHO LABORAL: de PROTECCIONISMO a los trabajadores por parte del Estado, de INTERVENCIONISMO del estado, como árbitro de conflictos laborales y sobre todo atenta al principio de IRRENUNCIABILIDAD DE DERECHOS que los trabajadores hemos conquistado en las luchas.

Al decir esto no estamos defendiendo la Ley General del Trabajo, como no defendemos ninguna ley burguesa, porque en última instancia responden a la voluntad de la clase dominante, por ser ésta la que tiene el poder del Estado. Solamente la desaparición revolucionaria de las clases ha de impedir la explotación de los más por los menos. Pero estamos diciendo que en el actual sistema capitalista los trabajadores hemos logrado, con nuestras luchas derechos que con la flexibilización laboral se quieren borrar de un plumazo.

¡ Luchemos todos contra la flexibilización laboral!

La crisis de dirección del movimiento obrero.

Los acontecimientos económicos como la crisis del Asia, la vigencia del Euro (moneda de la Comunidad económica Europea), el efecto Zamba (repercusiones de la crisis en Brasil), tienen sus efectos sociales y políticos.

La sociedad capitalista, que subsiste de crisis en crisis, esta su fase imperialista, calificada por Lenin como su fase agónica. Sin embargo, durante el presente siglo, una y otra vez, no solo ha burlado las embestidas revolucionarias del proletariado; sino, que se ha dado el lujo de contraatacar duramente a las masas en rebelión. Es más, gracias al debilitamiento del proletariado mundial provocado por la caída de los estados obreros degenerados de Europa del Este, desde la pasada década los golpes contra el proletariado han sido de forma pacífica e inclusive con la complicidad de partidos de izquierda y líderes obreros.

Por el otro lado, el proletariado mundial está en la búsqueda de una salida revolucionaria frente a las lacras del capitalismo: corrupción, contrabando, hambre, miseria, desocupación, prostitución y otros, que ya no se pueden tolerar.

En este afán, el proletariado una y otra vez ha dado todo en la lucha y; una y otra vez, ha fracasado, la mayoría de las ocasiones por ausencia de una dirección revolucionaria.

Este panorama no es ajeno a lo que pasa en Bolivia. Entre 1982-85 la clase obrera y la clase media protagonizaron un período pre – revolucionario caracterizado por movilizaciones audaces como la presencia de 5000 mineros en La Paz para exigir el Salario Mínimo con Escala Móvil. Lamentablemente, la ausencia de dirección llevó al fracaso estas movilizaciones. Este fracaso allanó el camino para el contraataque neoliberal que hasta ahora hace escarnio de las mayorías del país.

¡ Por la construcción de un Partido Revolucionario !

©geocities.com

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *